Compare Listings

La supuesta vocación social de la SAREB

La supuesta vocación social de la SAREB

La creación del denominado “banco malo” fue una de las consecuencias más conocidas de la crisis económica en España. Nacía con el objetivo de “limpiar” los balances de muchas entidades bancarias afectadas por su sobrexposición en el sector inmobiliario.

Básicamente había demasiadas viviendas en España (se calcula que alrededor de un millón) y la SAREB sería la encargada de primero adquirir y luego gestionar la venta de esos inmuebles.

Hay que recordar, que a pesar de que se quiso vender esta Sociedad como un ente privado sin coste para el sufrido contribuyente, en la práctica, el Estado español es el accionista mayoritario y el que avala las operaciones de la misma.

Ante la enorme problemática social de los innumerables deshaucios, fruto, en muchos casos de unas leyes hipotecarias calificadas por los Tribunales europeos como abusivas; la SAREB se ha visto obligada desde su creación a organizar una operación de limpieza de imagen intentando potenciar una supuesta vocación social en su actividad.

A lo largo de los años, ha ido cerrando acuerdos con ayuntamientos, comunidades autónomas u otros entes sin ánimo de lucro en los que se cedían inmuebles como viviendas sociales. Estas buenas intenciones, a veces, no se concretan en la realidad.

Como ejemplo evidente, hace aproximadamente un año, la SAREB llegaba a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid para ceder en usufructo 300 viviendas para destinarlas a “alquiler social”, a cambio de una pequeña cantidad a abonar al “banco malo”(entre 75 y 125 euros al mes por vivienda) y hacerse cargo de costos diversos (IBI, seguridad, rehabilitación….). En principio, una operación buena para todos. Pero la realidad es que en muchos casos esos inmuebles están tan deteriorados que los gastos de rehabilitación para hacerlos habitables son demasiado onerosos para las arcas municipales. Tal es la situación que ya se han devuelto a la Sareb 85 de esos pisos y se está evaluando seriamente hacer lo mismo con buena parte de los restantes.

Parece que no van desencaminadas las declaraciones de Violeta Canabal, de la Asamblea de Vivienda del Distrito de la Latina, en Madrid, en el sentido de que “con este acuerdo, lo que hacemos es prácticamente pagar a Sareb para que no se deterioren más las casas que ahora no le interesa vender”.

No es comprensible, según sus propios objetivos fundacionales, que la SAREB haya adquirido una vocación de promotor inmobiliario tan acusada como la que tiene en estos momentos.

Que decida invertir en rematar promociones inacabadas de su amplio stock de viviendas que de otro modo serían imposibles de vender, se puede entender. Lo que no es de recibo son operaciones como las que presentaba a principios de año en las que se convertía en promotor de viviendas de dudosa vocación social, con precios que superaban los 400.000 euros; cuando recordemos que su razón de ser era el de deshacerse del exceso de vivienda y no convertirse en un animador artificial del sector inmobiliario.

The following two tabs change content below.
Asesor inmobiliario en Ingestin Real Estate. Especialistas en intermediación en inmuebles industriales.

Latest posts by Pablo García (see all)

Publicaciones relacionadas:

Consecuencias del “Brexit” en el sector inmobiliario

Sin duda una de las noticias económicas más importantes del año 2016 será la decisión tomada...

Continuar leyendo

Conclusiones tras la celebración del SIMA 2016

Cada año se celebra en Madrid el Salón Inmobiliario Internacional como forma de promocionar...

Continuar leyendo

La nueva figura del Registro de Promotores de vivienda en Galicia

La Xunta de Galicia, de boca de la Conselleira de Infraestructura Ethel Vázquez, ha presentado un...

Continuar leyendo